facultad de humanidades y comunicaciones
Logo Facultad Humaniodades y Comunicaciones

28 Diciembre 2020

Francia: entre la libertad de expresión y el respeto religioso

francia entre la libertad de expresion y el respeto religioso 1

El viernes 16 de octubre, en el College du Bois-D'Aulne, una escuela de un municipio al noroeste de París, el profesor Samuel Paty realizaba su última clase de Historia y Geografía antes de que sus alumnos salieran de vacaciones por dos semanas. Pero no los volvería a ver más.

Esa tarde, un joven checheno de 18 años apareció en la escuela y preguntó a los estudiantes por el profesor Paty. Luego, lo siguió camino a su casa, donde sacó un cuchillo de 32 centímetros y lo decapitó. Entonces, le tomó fotos al cadáver y las subió a redes sociales con mensajes como “En el nombre de Alá, el todo misericordioso” y dirigidos a “Macron, el dirigente de los infieles (…) He ejecutado a uno de tus perros del infierno que han osado rebajar a Mahoma”.

¿Cuál fue el pecado del profesor Paty? Haber mostrado días antes a sus alumnos, en una clase sobre libertad de expresión, caricaturas del profeta Mahoma realizadas por la revista satírica “Charlie Hebdo”.

Su muerte erigió a Paty como un símbolo de la libertad de expresión -valor fundamental en Francia-, pero revivió tensiones en una sociedad que cuenta con la comunidad de musulmanes más grande de Europa occidental.

Para el Islam, que ya es la segunda religión en Francia, las representaciones del profeta Mahoma son un tabú. Por otra parte, según el Estado francés, frenar la libertad de expresión para proteger los sentimientos de una comunidad en particular socava la unidad. ¿Cómo conjugar ambos principios cuando se convive con cinco millones de musulmanes?

El primer artículo de la Constitución francesa explica que es una república “indivisible, laica, democrática y social”. Se reconoce el derecho a creer o no creer, pero se debe mantener la religión fuera de los asuntos públicos. Otros prefieren ver la verdadera laicidad como la protección y libertad de todos, y no la estigmatización de una religión. Sea cual sea la definición por la que más se inclinen los franceses, según una encuesta del Instituto Francés de Opinión Pública, publicada poco después del ataque del 16 de octubre, el 87% de ellos estima que la laicidad está “en peligro”.

La exigencia de que los inmigrantes adopten los valores franceses y se asimilen a la sociedad es una idea que ha tomado más fuerza con el asesinato del profesor, pero que se remonta a la época colonial, cuando la adopción de las costumbres francesas era uno de los criterios para conceder la ciudadanía. Sin embargo, esta idea entra en conflicto con una parte de la comunidad musulmana en Francia que quiere mantener sus tradiciones y ejercer su derecho a expresar sus creencias.

 

francia entre la libertad de expresion y el respeto religioso 2

Símbolos y leyes

Desde 2004, diversas leyes han prohibido los símbolos religiosos en colegios e instituciones públicas, incluyendo los crucifijos, así como el uso de pañuelos por parte de mujeres musulmanes para cubrir sus cabezas.

Para los más liberales, estas medidas infringen el derecho a expresar una religión, y afirman que la exaltación del carácter laico de Francia ha llegado a tal punto que se ha legitimado la islamofobia. Lo más controvertido, para un sector de los musulmanes, es que la legislación francesa protege el derecho a la blasfemia y a insultar cualquier religión, aunque no a discriminar a ningún individuo por sus creencias religiosas; un terreno más que fangoso.

Mientras de un lado se acusa discriminación, desde el otro se aduce temor ante el extremismo islámico. Desde 2015, más de 250 personas han muerto a raíz de atentados terroristas cometidos por radicales musulmanes. Un miedo justificado, que ha ayudado al fortalecimiento de una retórica antimusulmana.

Basta recordar las presidenciales de 2017 entre Macron y Marine Le Pen, quien lideraba el ultraderechista Frente Nacional Francés. El actual mandatario tuvo que ir a una segunda vuelta en la que se impuso cómodamente, pero el 33% de los votantes apoyó a Le Pen, una candidata antiinmigración que afirmó que a Francia “la ataca el Islam radical”.

Tras el asesinato del profesor Paty, Macron habló de un Islam “en crisis” y “oscurantista que busca acabar con los valores de la República”, su gobierno anunció una ofensiva “contra las estructuras, asociaciones o personas próximas a entornos radicalizados” y señaló a 51 asociaciones que debían ser investigadas de “forma rigurosa”.

Sus palabras provocaron la ira de varios países musulmanes, los que -encabezados por Turquía- acusaron al jefe de Estado francés de “islamófobo”. Incluso, el prestigioso “Financial Times” publicó la columna de un especialista francés del Islam en la que acusaba que la batalla francesa “contra el ‘separatismo’ islamista está en contradicción con el compromiso con la libertad".

Como se ve, es difícil conjugar la libertad de expresión y el carácter laico de una república con una comunidad que se siente con el derecho de mantener sus creencias religiosas, sin asimilarse a la sociedad francesa. Por ahora, lo único claro, como señala el semanario “The Economist”, es que no importa cuán ofendido se pueda sentir alguien o una religión, la respuesta a un discurso nunca puede ser un cuchillo.

francia entre la libertad de expresion y el respeto religioso 3

Gonzalo Vega Sfrasani
Periodista, Universidad Finis Terrae.
Subeditor de Opinión e Internet de El Mercurio.
Profesor de Chile Contemporáneo: Instituciones Políticas, en la carrera de Periodismo de la Universidad Finis Terrae.